Archivo mensual: julio 2011

Reciprocidad

En las relaciones de pareja el factor de reciprocidad es de vital importancia. Es posible amar y no ser correspondido, pero para mantener una relación se necesitan los dos.  La reciprocidad no implica una mera transacción de intercambio: tú me da y yo te doy. Cuando es así, es una relación de dependencia, la cual generalmente no tiene un buen pronóstico, ya que la dependencia no representa un modelo de relación sano, es enfermizo. Sigue leyendo

El PASADO

Cuando surge el enamoramiento, se tiene la sensación que acabas de nacer en este instante, que antes de conocer a esta persona especial, no había más nada importante en tu vida. De igual manera y de forma inconsciente esperamos que nuestra pareja tenga la misma percepción.  Pretendemos que nada del pasado de nuestra pareja pueda perturbar la relación que se está formado.  Es natural sentirse así, sin embargo la realidad es que todos tenemos nuestro pasado y todos cargamos con nuestro pasado en cualquier momento del presente. Sigue leyendo

Sin Amor

Decir “Pareja” no siempre significa decir “Amor”. Lamentablemente muchas veces la elección de la pareja se basa en otras razones, ajenas al amor. En este proceso muy complicado casi siempre está presente el deseo de suplir las necesidades que tenemos, esperando que el otro nos complemente.  El inicio de una relación de pareja requiere de la movilización de mucha energía.  En cierto sentido cuando dos personas se enamoran se produce una especie de explosión energética que da fuerzas para seguir adelante. Sin embargo cuando la elección de pareja se basa en la desesperación, en el miedo, en la comodidad, en la rutina, en el deseo de los demás, la energía retenida se dirigirá a la destrucción de la relación y de cada uno de sus integrantes. Sigue leyendo