Cuidar la Relación – Segunda Parte 2 (2)

En el artículo anterior hemos visto un error fundamental que comete la mayoría de las personas que inician una relación de pareja y cual consiste en no cuidar la relación una vez que se ha alcanzado que la misma funcione. Es importante subrayar que las relaciones de pareja son muy frágiles, por lo que necesitan un cuidado, una alimentación permanente, un esfuerzo y una actitud enfocada en pareja. El hecho que la relación se dio y los dos se sienten bien con la misma, no implica que las cosas se van a quedar asi de manera permanente.

Son muchos los errores que cometen las personas en sus relaciones de pareja, de los cuales la mayoría de las veces ni se dan cuenta.  Pero el error de descuidar la relación, es un error  inicial y fundamental,  ya que con esto se inicia muchas veces la relación de pareja. Además, es un error invisible, ya que lo cometemos sin darnos cuenta. Sin embargo las consecuencias de este error son muy serias:

  1. Debilita la relación;
  2. Le quita el bienestar;
  3. Le quita la fuerza (intensidad)

Por descuidar la relación muchas veces algo que se inicio como un sueño maravilloso, se convierte en una pasadía.

Pero lamentablemente este error no es el único. Hay otros errores que cuando los cometemos,  van desgastando los factores que alimentan una relación, le quitan la alegría, hacen que se desvanece el placer de estar juntos con la pareja;  se desaparece el disfrute de tener la pareja;  se destruye la comunicación efectiva.  Al pasar del tiempo, descubrimos que tenemos un “cascaron” de lo que era una relación, pero el sabor y la esencia se desvanecieron.

Una relación no se da porque si, como cree la mayoría de las personas. Para  que una relación de pareja funcione necesita que ambos involucrados pongan el interés,  y lo más importante es que busquen los recursos que ayuden a mantenerla.  Una buena relación de pareja no nos viene como algo solido y definido, no es un regalo de suerte que viene envuelto en un papel con la moña, listo para destapar y disfrutar.  Una relación de pareja solida, duradera e enriquecedora se construye a base de la voluntad y acción consiente y permanente, a base de las conductas que la alimentan y la hacen crecer:

  1. Conocimiento (educarse sobre los aspectos de la funcionalidad de la pareja);
  2. Respeto mutuo e individual;
  3. Comunicación;
  4. Responsabilidad y compromiso;
  5. Cuidado de la pareja y de la misma relación.

El enamoramiento no sucede por voluntad, simplemente se da por otros factores. Una relación se inicia con el enamoramiento, pero si la relación no se construye y no se cuida como tal, el enamoramiento por sí solo no podrá mantenerla, es efímero, necesita ser alimentado constantemente para que no se desvanezca. Es muy importante hacerse consiente de esta realidad, para que cuando se dé el milagro del enamoramiento, la pareja tome acciones necesarias para que la relación pueda crecer y que se convierta en una experiencia maravillosa.

Te deseo todo lo mejor en tu relación de pareja!

 Me gustaría que me dejaras tu comentario sobre el artículo que acabas de leer  y que me contaras tus principales frustraciones en tus relaciones de pareja. Estaré leyendo y contestando todos los comentarios y todas las preguntas de manera personal.

Si te ha gustado el contenido de este Blog, por favor compártelo con tus amigas y amigos.

Gracias

Martha Beato

Tu Relación está en Tus manos!

 

Una respuesta a Cuidar la Relación – Segunda Parte 2 (2)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*